Las encimeras eléctricas destacan por su adaptabilidad a espacios pequeños, menor costo y mayor seguridad en relación al uso de gas. 

A continuación, te presentamos cómo limpiar tu encimera eléctrica:

  1. Después de cocinar, apagar y desenchufar de la corriente eléctrica
  2. Una vez que los quemadores estén fríos, con un paño húmedo que no raye y sumergirlo en una mezcla de agua con detergente. Limpiar la superficie de acero inoxidable de la encimera. Por ningún motivo se debe usar  productos químicos como cloro, amonio cuaternario, alcohol u otros.
  3. Los quemadores pueden limpiarse con una esponja levemente humedecida con detergente. Una vez realizado, deben enjuagarse y secarse con un paño o toalla. La limpieza debe realizarse siguiendo el patrón circular de las placas para así evitar que se rayen.
  4. Para la limpieza del tablero usar sólo un paño húmedo. La entrada de agua a través de las perillas puede dañar los componentes eléctricos de la encimera.

Consejos para un mejor cuidado 

  • Evitar la humedad en los quemadores. Éstos deben estar siempre secos. Si algún líquido se derrama, secar de inmediato con un paño para evitar que se oxiden o daños eléctricos.
  •  Siempre secar la base de ollas y sartenes previo a su uso.
  •  Utilizar siempre ollas y sartenes de base lisa, plana y del tamaño de la placa. Usar recipientes de tamaños distintos crea irregularidades en la distribución del calor o su fuga, desgastando las placas.
  •  No deje encendida las placas por más de 45 segundos con recipientes vacíos o sin recipiente, pues provocará una falla en las placas.
  • No utilizar la encimera para calefaccionar espacios.
  • No usar tostadores o churrasqueras de fierro.

 

 

 

Compartir