Cocinar al aire libre es una de las actividades más populares del verano, junto con pasar largos días en la playa. Realizar preparaciones en la parrilla no solo es ideal para entretenerse y socializar, sino también es la excusa perfecta para salir de la cocina durante los calurosos meses del verano.

Sin embargo, antes de encender la parrilla por primera vez durante esta temporada, recomendamos limpiarla y dejarla lista para cocinar.

Primero, si estás utilizando una parrilla de carbón, asegúrate de vaciar en un recipiente la ceniza que haya quedado en el fondo y échala a la basura. La acumulación de ceniza puede obstruir los conductos de aire de la parrilla y dificultar el control de la temperatura.

A continuación, limpia las rejillas de la parrilla y asegúrate de eliminar el óxido y los residuos de comida que quedaron del último uso. Para lograr que tu parrilla quede como nueva, utiliza una esponja de limpieza desechable que sea flexible con una mezcla de agua y jabón para vajilla.

En el caso de las parrillas a gas tan solo elabora una solución de limpieza con agua y una o dos rociadas de jabón para vajilla. Limpia el área exterior de la parrilla con el agua con jabón, remoja un paño en agua limpia y úsalo para retirar los residuos del jabón, luego seca el exterior de la parrilla de manera exhaustiva.

Para realizar una limpieza más exhaustiva, puedes retirar las rejillas de la parrilla, limpiarlas con una esponja remojada en agua con jabón y luego volver a colocarlas después de enjuagarlas y secarlas por completo; sin embargo, no es necesario que lo hagas después de cada uso.

En Kitchen Center tenemos una gran variedad de parrillas, de diferentes diseños, tamaños y funciones:Parrillas a Carbón y a Gas | Kitchen Center  

 

Compartir